#425: Ruta Q-45 cerca del pueblo de Abanico - 2017-04-10

15 de Febrero de 1996, 10:30
image
María: ¡Eliana, despierta, nos bajamos acá!
Eliana: ¡Estoy despier­ta! ¡En este camino no se puede dormir!
Rosa: ¿Ya llegamos? ¿Qué lugar es este? ¿Por qué no hace frío?
image
María: Estamos en la entrada a Abanico, a 800 metros sobre el nivel del mar. Estamos a 11 kilómetros de la entrada al Parque Nacional Laguna del Laja, y a 16 de nuestro destino. Subiremos una pen­diente de más de 2000 metros de altura.
Hugo: Vaya, son varias horas de camino.
María: Así es. Cuando he ido sola he llega­do en cinco o seis horas. Como uste­des son más jó­venes, no debe­rían tener proble­mas para llegar.
image
Hugo: ¡Pero no estamos acostumbra­dos a escalar montañas!
Rosa: ¡Habla por tí mismo! ¡Para hacerme bajar de peso, Eliana me llevó a subir todos los cerros de alrededor del pueblo!
María: Pero no es lo mismo, Rosa. Los cerros de la costa no pasan de 400 metros. Esto es montaña, aquí es donde se ven los bravos.
Rosa: ¡No me importa! ¡Vamos andando!
image
Eliana: María... hay un detalle que se te olvidó mencionar sobre la altura.
María: ¿Eh? ¿A qué te refieres?
Eliana: A la puna. Hay una altura sobre la cual em­pieza a sentirse el mal de altura. Ya les conté que quise usar mi cabello para bajar de un árbol, y terminé elevándome por los aires. Pues bien, ascendí demasiado, y me empezó a doler la cabeza. Cuando volví a descender, se me pasó.
María: Eso pasa cuando asciendes brusca­mente. Hay que ir subiendo despacio. No creo que sea problema, pero si alguno se siente mal yo tengo un tanque de oxígeno.